¿Sabía que los atacantes usan hasta voces automatizadas para engañarlo?

¡Los cibercriminales no descansan! Lo contrario, todo el tiempo están buscando nuevas técnicas de engaño. De hecho, el cibercrimen aumentó en un 28,30 por ciento en 2017, en comparación con el año anterior, según el Centro Cibernético de la Policía. Por eso es tan importante que los usuarios se informen de los riesgos en la red. Los atacantes no solamente buscan acceder a sus datos personales y vulnerar su privacidad sino que además pueden robarle sus datos bancarios. Desde clonar una simcard o suplantar su identidad para adquirir una copia a su nombre hasta engaños por medios telefónicos. Estas son cinco formas de cibercrimen que se presentan actualmente en Colombia y que tal vez no conocía:

1. Vishing
El término proviene de la combinación entre las palabras voice (voz) y phishing (suplantación de identidad para adquirir información confidencial normalmente a través de correo electrónico). En este caso los cibercriminales crean una voz automatizada para hacerse pasar por empleados de entidades financieras.

Axel Díaz Ortega, abogado senior de la compañía Adalid y experto en seguridad informática, explica que normalmente es “un conmutador que llama a números indeterminados y les indica a las personas una supuesta situación de riesgo de sus tarjetas de crédito o cuentas bancarias. Dicen que ha sido bloqueada, que la han usado mal o que necesitan información. Luego les piden que llamen al número del banco y en ese momento se encuentran con otra conmutador que les solicita los 16 dígitos de la tarjeta de crédito, los códigos de verificación o los pines de la cuenta”, afirma.

El especialista recomienda en estos casos verificar cuáles son los números oficiales del banco y tener en cuenta que las entidades financieras nunca solicitan ese tipo de información. El CAI Virtual de la Policía atendió 1.055 casos en 2017.

Es una modalidad en la que los cibercriminales buscan generar interacciones en redes sociales que lleven a los usuarios a hacerse daño entre ellos. Según Díaz, una falsedad en los medios digitales puede llevar a ocasionar un daño físico.