Un equipo de investigadores del Instituto de Investigación para la Gestión Integrada de Zonas Costeras (IGIC) del Campus de Gandía de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) está colaborando en la construcción del mayor telescopio submarino del mundo, el KM3NeT, con el que pretenden estudiar el universo mediante los neutrinos desde el fondo marino.Los investigadores han diseñado emisores acústicos que sirven para monitorizar la posición de los sensores ópticos. Así, decenas de miles de sensores  ubicados a más de 2.000 metros de profundidad en el mar Mediterráneo escrutarán varios kilómetros cúbicos de agua en busca de señales luminosas generadas por neutrinos, partículas elementales que transmiten valiosa información de los confines del cosmos donde se producen.

Se trata del KM3NeT (Kilometre Cube Neutrino Telescope), el mayor telescopio de neutrinos del mundo. Este sistema, que se encuentra en la fase 1 de su construcción, permitirá demostrar la viabilidad de la técnica propuesta y superar en prestaciones a su predecesor, el telescopio de neutrinos ANTARES, que toma datos desde 2008.