Es tan famosa que tiene página web, perfil en Facebook y una cámara que la filma día y noche.

Es una bombilla tan famosa que tiene su propia página web, un perfil en Facebook y hasta una cámara exclusiva que la filma día y noche.

Se llama la Bombilla Centenaria (Centennial Bulb) y según el Libro Guinness de los Récords es el foco de luz que más tiempo lleva encendido en la historia.

Está ubicada en un sitio original: una estación de bomberos en la ciudad de Livermore, en California, Estados Unidos.

Resulta que a comienzos del siglo pasado, en 1901, los bomberos querían iluminar su cuartel día y noche, para poder estar listos para entrar en acción cuando hiciera falta.

Entonces un empresario local les donó la lamparita, que había sido fabricada por la empresa Shelby Electric Company, y los bomberos la dejaron encendida de forma permanente, reemplazando las linternas de queroseno que usaban de noche.

Pasaron las décadas y, salvo algún corte de luz o una mudanza, la bombilla siguió resplandeciendo.

En 2001, al cumplir un siglo, fue bautizada oficialmente como la Bombilla Centenaria.

Increíblemente, el 18 de junio pasado cumplió 117 años y con más de un millón de horas de uso ¡sigue funcionando!

Traslados
Los bomberos que instalaron la lamparita a comienzos del siglo pasado tenían su cuartel en un taller que compartían con la policía. Cuando ambos departamentos se mudaron al Ayuntamiento, la bombilla se trasladó con ellos.

En 1976, cuando el foco de luz ya había entrado al Libro Guinness de los Récords, los bomberos volvieron a mudarse a una nueve sede.

Las autoridades de California realizaron un gran operativo para cuidar a su famosa bombilla durante el traslado.

Por empezar, cortaron el cable, por temor a que desenroscar el casquillo pudiera quebrar el cristal. Luego, un camión de bomberos y la policía escoltaron a la bombilla hasta su nuevo hogar: la estación número 6 de bomberos, donde sigue alumbrando hoy.

Según los registros, la lamparita solo permaneció apagada durante 22 minutos cuando se mudó.

De hecho, las evidencias sugieren que nunca pasó un día entero sin funcionar.

¿De qué está hecha?
La Bombilla Centenaria fue soplada a mano en 1897 por la Shelby Electric Company, una empresa de Ohio que dejó de existir.

El fundador de la empresa fue el francés Adolphe Chaillet, un rival mucho menos conocido del famoso inventor Thomas Edison.