Google es con evidencia el gran cisne negro del siglo XXI y hoy día no somos capaces de concebir Internet sin la gran G. Por ello, no debemos tener miedo a este nuevo paso, porque Google seguirá siendo Google.No obstante, “Google no es una empresa convencional y no pretende serlo nunca”. Con esta cita de Larry Page deberíamos ser capaces de entender este nuevo movimiento de Google, en el que queda claro que los riesgos a asumir siempre han estado ahí y nunca desaparecerán.Alphabet se constituye como una marca paraguas para todas las actividades de Google. Entendemos que una marca paraguas es una marca única con varios productos en varios sectores distintos que aglutina a otras dándoles sobre todo, soporte económico.

De tal manera que Google se rejuvenece y vuelve al espíritu de ser un buscador y esta nueva denominación da un orden a todo ese flujo de actividades tan diversas.

Nuestra empresa funciona bien actualmente, pero creemos poder hacerlo de una manera más ordenada y responsable, afirma Page , en el que se refiere a no poder permitirse más fallos como el de Nexus Q, Google + o Google Glass.Google ahora será Alphabet como la entidad que cotiza en bolsa y todas las acciones de Google se convertirán, automáticamente, en el mismo número de acciones para la nueva entidad, con los mismos derechos.