Samsung anunció que ajustará  el precio de su Samsung Galaxy S6 y S6 Edge en el tercer trimestre del año con el objetivo de mantener la tracción en las ventas,  y al mismo tiempo confirmó que lanzará nuevos modelos de gama alta en el período, presumiblemente los Galaxy Note 5 y S6 Edge Plus  un smartphone curvado de pantalla grande.  La división de móviles de la surcoreana tuvo un trimestre flojo financieramente. Sus utilidades fueron de 2,76 billones de won, unos 2.350 millones de dólares; un 38% inferiores a los 4,42 billones de won (3.760 millones de dólares) reportados en este período del año pasado. En un comunicado de prensa, la empresa admitió que “el aporte a las ganancias de la división fue casi marginal debido a los bajos envíos de smartphones y al aumento en gastos de mercadeo por nuevos lanzamientos de productos.

En concreto, Samsung dijo que tuvo dificultades de suministros por la demanda del S6 Edge, que fue superior a la esperada. Esto lesionó fuertemente sus expectativas, pues ocurrió en el trimestre de lanzamiento del equipo, laureado por la crítica y considerado un paso adelante en la evolución de los equipos de Samsung. Además, los envíos de las gamas medias y bajas también se redujeron. Como esperaba la propia empresa,  en general no reportó grandes resultados. En el período entre abril y junio pasados tuvo utilidades de 6,9 billones de won (5.870 millones de dólares) sobre ingresos de 48,54 billones de won (41.700 millones de dólares), lo que significa una caída interanual de 7% en los ingresos y 4% en las utilidades. La división de componentes tuvo un gran rendimiento, impulsada por la demanda de memoria en servidores y centros de datos, y la de imagen también se comportó bien por el lanzamiento de nuevas líneas de televisores.