MasterCard sigue experimentando con técnicas de seguridad biométricas y ahora se unió con la empresa canadiense Nymi, para autorizar pagos con tarjeta de crédito a través del latido del corazón del usuario. Para realizar este proceso utilizan Nymi Band, una pulsera inteligente, que contiene un chip que permite comunicarse por proximidad con cualquier terminal que soporte conexiones inalámbricas. Solo basta acercar la muñeca a la terminal y el pago se autorizará con el latido del corazón del dueño de la tarjeta.

Esta tecnología, desarrollada por Nymi, se llama HeartID y utiliza un ecocardiograma para guardar el latido del dueño de la pulsera. Según explicó la compañía, cuando Nymi autentifica al usuario, mira la forma de la onda de su electrocardiograma, no el ritmo del corazón. De esta manera, también puede ser usada por personas que tengan un problema cardíaco.