internet-de-las-cosas_imgInternet de las cosas busca perfeccionar la experiencia del usuario con cosas de la vida diaria además de transformarlos en una fuente de envió y acogimiento de información casi que ilimitada, en la cual las empresas consiguen mejorar sus procesos y sus productos en relación con los datos disponibles. Sencillamente, hay que sensorizarlos y brindarles una dirección IP para conectarlos a internet.
El mapa de bienestar, funciona en relación con el medio ambiente y su bienestar. Se colocan sensores que miden el nivel de ruido o contaminación de una ciudad específica para mejorar su calidad de aire y disminuir su contaminación auditiva. El IMB será un sensor que mida el control, y haga un seguimiento, del personal operado en ambientes de alto riesgo. Si colocamos estos sensores en taxis o autobuses podrían proporcionar datos que mejoren y agilicen las rutas utilizadas y no solo se reduciría el tiempo del trayecto sino los costos del combustible en los medios de transporte. De igual manera, estos sensores en taxis y buses, conectados a una red de semáforos, puede impedir la formación de tráfico excesivo y al tiempo puede sugerir rutas alternas y menos congestionadas.
Procurar perderse en estaciones de bus, museos de la ciudad, centros comerciales, o en el aeropuerto mismo es una solución de orientación en interiores cimentada en realidad aumentada que funcione de guía por medio de dispositivos móviles por el interior de los sitios mencionados.