Esta política aborda las necesidades más apremiantes del país: conectar a todos los colombianos, solventando el déficit de redes de última milla; crear y fortalecer habilidades digitales en todos los ciudadanos, generar más negocios digitales y fortalecer el emprendimiento.

La Ministra Constaín resaltó que esta tarea no puede ser asumida sólo por el Gobierno, sino que se necesita un trabajo conjunto con el sector privado y toda la ciudadanía. Por eso, una de las principales apuestas de esta política es crear una gobernanza acorde a las nuevas realidades, que dinamice la inversión privada, clave para beneficiar a todos los colombianos.

“Vamos a conectar a los colombianos y a conectarlos bien, para que todos puedan obtener los beneficios sociales y económicos de la tecnología”, señaló la Ministra en su intervención.

En pleno desierto guajiro, en la Vereda El Estero de Riohacha, el profesor Juan Carlos Epinayú cuenta que nada volvió a ser igual para él y sus alumnos desde que al Centro Etnoeducativo No. 12 llegaran 30 tabletas precargadas con contenidos pedagógicos que les permiten a sus estudiantes aprender desde matemáticas y ciencias naturales, hasta realizar videos en Wayuunaiki para preservar la lengua de su pueblo.

A muchos kilómetros de distancia, en Buenaventura, Valle del Cauca, vive Mary Lili Caicedo, una profesora de sonrisa amable de la Normal Superior Juan Ladrilleros. Gracias a un aula virtual creada por ella misma, logró que los puntajes de sus alumnos en las Pruebas Saber mejoraran y hoy se ubican por encima del promedio nacional en sus competencias de inglés.

Son miles los casos como los de Juan Carlos, Mary Lili y Lucy, que demuestran que la educación en Colombia ha venido experimentando una verdadera transformación de la mano de la tecnología y en especial a través del programa Computadores para Educar, una iniciativa conjunta de la Presidencia de la República, del Ministerio TIC y del Ministerio de Educación, que en pocos meses cumplirá 18 años de operación.

Los avances tecnológicos se han vuelto una parte esencial de nuestras vidas. Para entender por qué, solo basta con mirar a nuestro alrededor y ver que en todo momento y contexto estamos rodeados por ella; ya sea que estemos trabajando o descansando, siempre está presente para hacer nuestras vidas más sencillas.

Debido a su aplicación, nuestro nivel de vida ha mejorado, pues las necesidades se satisfacen con mayor facilidad. De manera general todas las industrias se ven beneficiadas por ella, ya sea la medicina, el turismo, la educación, el entretenimiento entre muchos otros

l desarrollo de alta tecnología ha ayudado a conquistar las barreras de comunicación y reducir la brecha entre la gente de todo el mundo. Los lugares lejanos se han vuelto más cercanos cada vez y en consecuencia el ritmo de vida ha aumentado. Las cosas que antes tardaban horas para ser completadas, se puede hacer en cuestión de segundos en la actualidad. El mundo es más pequeño y la vida es mucho más rápida.

En los últimos años, la tecnología ha pasado a formar una parte muy importante de nuestras vidas, y todo gracias a que ha conseguido, con unos pequeños cambios, integrarse de tal manera que facilitan prácticamente cualquier tipo de proceso, optando por una mayor sencillez y una comodidad adicional con la que podremos desde gestionar más adecuadamente nuestro trabajo nuestros estudios hasta llevar a cabo las tareas diarias de un modo más efectivo.

Está claro que, en los últimos años, la realidad virtual ha dado un salto considerable, de manera que cada vez está más cerca la posibilidad de disfrutar no sólo de juegos y aventuras, sino también de sistemas de enseñanza y procesos para simplificar el día a día.

La utilidad de la realidad virtual es ilimitada, y de hecho poco a poco vamos siendo conscientes de lo importante y de lo mucho que se va a integrar en nuestras vidas, de manera que incluso algunos expertos lo comparan con la trascendencia que han tenido otros sistemas que pueden ser desde el ordenador en casa hasta incluso la llegada de los teléfonos inteligentes.

Con el objetivo de conocer de manera más profunda a las MiPyme en cuanto la tenencia y uso de herramientas tecnológicas, MinTIC realizó un estudio para medir el nivel de penetración de Internet y, en especial, identificar el tipo de necesidades relacionadas con su actividad económica.

El estudio, para el cual se realizaron 5.067 encuestas presenciales a MiPyme formales, pudo determinar un crecimiento en los últimos cuatros años de la tenencia de herramientas o canales TIC. Del 2013 al 2017, la tenencia de internet creció de 61% a 74%, la presencia web pasó de 21% a 53%, mientras que la utilización de redes sociales aumentó de 27% al 59% y por último las ventas en línea, eCommerce pasó de 2% a 27%, para estos tres últimos indicadores se tuvo en cuenta las MiPyme de más de tres empleados, puesto que las microempresas de uno a tres empleados muestran un comportamiento diferente.

La red social más utilizada por los microempresarios colombianos sigue siendo Facebook, aunque disminuyó en comparación con 2103, pasando de 97% a 92%. Por su parte, Instagram adquirió mayor importancia, con 46% de penetración, en 2013 esta red social no marcó valores de uso en las MiPyme.

El auge la formación online supone serios riesgos y ventajas para las universidades. Ventajas porque pueden alcanzar a un mayor número de alumnos más allá de las barreras físicas y geográficas. Riesgos debido a que cualquier grupo de profesionales y expertos sin afiliación a una institución puede crear y distribuir sus propios cursos de formación. Las universidades deben tener en cuenta que pueden ser eclipsadas por estos programas.

Aquí es donde entra en juego el Big Data. El análisis de los enormes volúmenes de información que poseen las instituciones les ayudará a prevalecer frente a programas alternativos. Piensa en todos los datos que una universidad puede obtener de sus alumnos: desde qué libros sacan de la biblioteca hasta qué tipo de café prefieren. Todo esto puede alimentar programas de inteligencia artificial que personalicen la experiencia educativa para cada estudiante.

Las nuevas tecnologías no solo cambiarán los métodos de enseñanza, sino también la propia gestión de las universidades.
El análisis de datos masivos será fundamental para la supervivencia de las instituciones.
La tecnología Blockchain y la web profunda jugarán un papel importante en la seguridad de la información académica.

Tener habilidades específicas de una ciencia de estudio, sumado a los conocimientos en tecnología, se ha convertido en una de las prioridades de los sistemas de educación de mucho países, entre esos de Nueva Zelanda.

La economía del mundo crece a la par con la evolución tecnológica, generando nuevos trabajos y una mejor calidad de vida. El uso eficiente de la tecnología y la actualización constante han llevado a crear nuevas formas de aprender.

Por eso, y antes de crear o mejorar un programa académico, los sistemas de educación deben pensar en el estudiante y en los objetivos que éstos quieren alcanzar en un futuro, teniendo a la tecnología como canal principal y haciendo uso de medios didácticos y sistemáticos.

“En las instituciones académicas de Nueva Zelanda, por ejemplo, se han creado programas desarrollados en torno a los cambios tecnológicos, donde los estudiantes tienen la oportunidad de conocer todas las novedades que están sucediendo a nivel de innovación en el mundo. Medicina, ingeniería, informática, agronomía, tecnología y medio ambiente, son algunas de las líneas de educación en las que se hace énfasis para que los aprendices puedan desarrollar actitudes para resolver los problemas y los retos que se presentan en el entorno globalizado”,

La característica más importante es que las TIC permiten el aprendizaje constante durante las 24 horas del día. Los estudiantes ya no tiene que esperar solamente a ir a clase, ya que pueden acceder al conocimiento con un ordenador, una tablet o desde su propio Smartphone. Incluso pueden ponerse en contacto con el profesor fuera del horario académico y sin tener que asistir de manera presencial a una tutoría. Estos dispositivos móviles también permiten que los alumnos lleven consigo los apuntes, pudiendo estudiar, por ejemplo, en el transporte público o en el tiempo libre que les queda entre clases.

Gracias al avance de estas tecnologías, ya no es ni siquiera necesaria la conexión a Internet, ya que algunas herramientas pueden ser fácilmente utilizadas simplemente descargando la aplicación de forma gratuita. Así de fácil podrás estudiar en cualquier lugar, momento y sin conexión.

La tecnología más puntera está al alcance del gran público a un precio asequible en la mayoría de los casos. Es esta una de las principales ventajas que nos ha traído la era de la comunicación virtual. Internet tiene la facultad, entre otras muchas, de acelerar el proceso entre la invención de un producto, su fabricación y su producción y la puesta a la venta y al alcance de todos.

Objetos de todo tipo se comercializan rápidamente, puesto que las empresas que los construyen encuentran en la gran red global la herramienta perfecta para llegar a una clientela interesada y dispuesta a comprar todos los avances tecnológicos que vayan apareciendo. Y es que es innegable que las tendencias, las modas, los intereses comerciales de todo tipo miran constantemente hacia esta faceta; la tecnología vende.

Recientemente, la Gran Encuesta TIC, presentada este año por el Ministerio de TIC de Colombia, reveló que con la estrategia Computadores para Educar, un 99 por ciento de las instituciones educativas públicas tienen computadores o tabletas con contenidos de aprendizaje virtual.

Las escenas de las películas donde se controlan los electrodomésticos con la voz pasaron de la ciencia ficción a la realidad.

Abrir o cerrar una persiana o manejar el nivel de iluminación de su casa son funciones que puede realizar desde su celular, un control o un comando de voz.

Las casas inteligentes, que trabajan a través de la domótica (sistemas para controlar el sistema energético, de seguridad y comunicación de un hogar), permiten que sistemas de cámaras, audio, video e iluminación se integren con internet y se manejen desde un mismo dispositivo como un teléfono inteligente.

¿Qué es?

Una casa inteligente es un espacio donde los elementos que requieren internet para su funcionamiento. Son automatizables y están integrados, lo que facilita su manejo y control a través de una aplicación.