Google camina sobre la delgada línea entre ayudarte a ahorrar tiempo y darte la sensación de estar siendo vigilado todo el tiempo al recurrir a máquinas para proponerte respuestas a los correos electrónicos que recibes.

Las respuestas automáticas personalizadas aparecen en la versión más reciente de Gmail en la red, y expanden una función que ya estaba disponible para dispositivos Android y iPhones. Se trata de un ejemplo más de cómo la inteligencia artificial ingresa a la vida diaria, ya sea para ajustar las recomendaciones de productos o corregir la ortografía. Hasta el momento, los usuarios han respondido de distintas maneras a la nueva función.

La nueva función, llamada Smart Reply, ofrece tres respuestas cortas, como “también fue grandioso verte”, o “lo revisaré”. A diferencia de las respuestas automatizadas cuando, por ejemplo, uno está de vacaciones, estas son personalizadas a un email individual basándose en su contexto. Si seleccionas una, puedes enviarla de inmediato o editarla antes de hacerlo.

Las respuestas se crean automáticamente utilizando los sistemas de inteligencia artificial de Google. No hay humanos leyendo los correos de las personas, pero las máquinas los escanean. Aunque Google dejó de escanear correos con fines publicitarios en 2017, aún los revisa para filtrar el correo basura, identificar fraudes y, ahora, crear respuestas sugeridas. (Yahoo y AOL, ambos propiedad de Verizon, aún escanean con fines publicitarios).