El término deep web se refiere a todo el contenido que no es indexado por los motores de búsqueda como Google. No está regulado por las instituciones ni gobiernos y alberga todo tipo de información, desde mercado negro hasta movimientos activistas para evadir a los gobiernos autoritarios.

La web profunda puede convertirse en un refugio para almacenar información científica y académica. Por ejemplo, la destrucción de datos gubernamentales sobre el cambio climático llevó a grupos de expertos medioambientales a crear proyectos en la deep web como Data Refuge donde la información está a salvo y es accesible para cualquier persona interesada (que sepa manejarse más allá de los buscadores, claro).

En definitiva, la web profunda puede convertirse este año en una tecnología con la que las universidades de todo el mundo pueden mantener sus datos a salvo, algo muy relacionado con el Blockchain y con el propio Big Data.

Deja un comentario