La tecnología más puntera está al alcance del gran público a un precio asequible en la mayoría de los casos. Es esta una de las principales ventajas que nos ha traído la era de la comunicación virtual. Internet tiene la facultad, entre otras muchas, de acelerar el proceso entre la invención de un producto, su fabricación y su producción y la puesta a la venta y al alcance de todos.

Objetos de todo tipo se comercializan rápidamente, puesto que las empresas que los construyen encuentran en la gran red global la herramienta perfecta para llegar a una clientela interesada y dispuesta a comprar todos los avances tecnológicos que vayan apareciendo. Y es que es innegable que las tendencias, las modas, los intereses comerciales de todo tipo miran constantemente hacia esta faceta; la tecnología vende.

Recientemente, la Gran Encuesta TIC, presentada este año por el Ministerio de TIC de Colombia, reveló que con la estrategia Computadores para Educar, un 99 por ciento de las instituciones educativas públicas tienen computadores o tabletas con contenidos de aprendizaje virtual.

En los últimos años, la tecnología ha pasado a formar una parte muy importante de nuestras vidas, y todo gracias a que ha conseguido, con unos pequeños cambios, integrarse de tal manera que facilitan prácticamente cualquier tipo de proceso, optando por una mayor sencillez y una comodidad adicional con la que podremos desde gestionar más adecuadamente nuestro trabajo nuestros estudios hasta llevar a cabo las tareas diarias de un modo más efectivo.

Está claro que, en los últimos años, la realidad virtual ha dado un salto considerable, de manera que cada vez está más cerca la posibilidad de disfrutar no sólo de juegos y aventuras, sino también de sistemas de enseñanza y procesos para simplificar el día a día.

La utilidad de la realidad virtual es ilimitada, y de hecho poco a poco vamos siendo conscientes de lo importante y de lo mucho que se va a integrar en nuestras vidas, de manera que incluso algunos expertos lo comparan con la trascendencia que han tenido otros sistemas que pueden ser desde el ordenador en casa hasta incluso la llegada de los teléfonos inteligentes.

Tener habilidades específicas de una ciencia de estudio, sumado a los conocimientos en tecnología, se ha convertido en una de las prioridades de los sistemas de educación de mucho países, entre esos de Nueva Zelanda.

La economía del mundo crece a la par con la evolución tecnológica, generando nuevos trabajos y una mejor calidad de vida. El uso eficiente de la tecnología y la actualización constante han llevado a crear nuevas formas de aprender.

Por eso, y antes de crear o mejorar un programa académico, los sistemas de educación deben pensar en el estudiante y en los objetivos que éstos quieren alcanzar en un futuro, teniendo a la tecnología como canal principal y haciendo uso de medios didácticos y sistemáticos.

“En las instituciones académicas de Nueva Zelanda, por ejemplo, se han creado programas desarrollados en torno a los cambios tecnológicos, donde los estudiantes tienen la oportunidad de conocer todas las novedades que están sucediendo a nivel de innovación en el mundo. Medicina, ingeniería, informática, agronomía, tecnología y medio ambiente, son algunas de las líneas de educación en las que se hace énfasis para que los aprendices puedan desarrollar actitudes para resolver los problemas y los retos que se presentan en el entorno globalizado”,

El término deep web se refiere a todo el contenido que no es indexado por los motores de búsqueda como Google. No está regulado por las instituciones ni gobiernos y alberga todo tipo de información, desde mercado negro hasta movimientos activistas para evadir a los gobiernos autoritarios.

La web profunda puede convertirse en un refugio para almacenar información científica y académica. Por ejemplo, la destrucción de datos gubernamentales sobre el cambio climático llevó a grupos de expertos medioambientales a crear proyectos en la deep web como Data Refuge donde la información está a salvo y es accesible para cualquier persona interesada (que sepa manejarse más allá de los buscadores, claro).

En definitiva, la web profunda puede convertirse este año en una tecnología con la que las universidades de todo el mundo pueden mantener sus datos a salvo, algo muy relacionado con el Blockchain y con el propio Big Data.

El mercado laboral es una preocupación permanente para todo gobierno y para los ciudadanos. Sus múltiples variables y fenómenos simultáneos y hasta paradójicos (por ejemplo, el alto desempleo vs. la dificultad para encontrar quién ocupe las vacantes) son objeto y base de estudio, debate, discusiones y luchas. Con mercados tan poco estables para las empresas, complicadas dinámicas demográficas, novedades tecnológicas y profundas complejidades sociales, el empleo constituye una necesidad, un derecho, una pasión o una consecuencia del crecimiento económico. Pero ¿hacia dónde va hoy?

Estamos ante cambios tecnológicos completamente disruptivos que traen digitalización en todos los escenarios de la vida y el trabajo y automatización de las tareas y funciones. Mientras, muchas personas y organizaciones siguen enfocadas en el trabajo desde el sentido tradicional, viéndolo como objeto transable para clientelismos, oportunidad cortoplacista de lucro o un gasto en el presupuesto.

Navegar en internet es una actividad lúdica y divertida para los adolescentes, ese otro mundo en el que los “nativos digitales” se mueven como peces en el agua. Pero la red también tiene sus riesgos y amenazas, sobre todo por el carácter impulsivo de los chicos, que ven el peligro en los otros y no en ellos, y que los padres no deberían perder de vista.

algunas recomendaciones, como intentar limitar los horarios de uso, establecer un criterio por edades, enseñar algunos riesgos como los virus, el spam y la suplantación de identidad, y la conveniencia de no responder a las provocaciones.

Hablan también de las tecnoadicciones, de cómo prevenirlas y solucionarlas con actividades alternativas como el deporte, la lectura, las actividades al aire libre y dedicar los padres más tiempo a sus hijos, algo que parece estar en servicios mínimos en algunos casos.

Las adicciones tecnológicas de los chicos pueden ser muchas, no sólo las que tienen su raíz en internet, ya que el teléfono móvil, la televisión o los videojuegos forman también parte de su vida, y conviene vigilar su uso excesivo.

Científicos de la Universidad de Zúrich, Suiza, desarrollaron un software inteligente que permite a los drones reconocer y seguir por sí mismos, los caminos en los bosques para participar en tareas de rescate de montaña. Esto permitirá a los equipos de rescate buscar a gente perdida en la naturaleza más rápidamente.

Las posibilidades son muchas: Desde el uso del mapeo para identificar zonas de potenciales derrumbes y drones para encontrar puntos de atención urgente en un incendio hasta aplicaciones móviles para emitir alertas y evacuar poblaciones o sistemas de monitoreo con tecnología de internet de las cosas (IoT) para medir la creciente de un río.

Sin embargo, la región debe invertir recursos en la prevención. “Los gobiernos, por más que lo quieran, no alcanzan a llegar y a atender todo el territorio”, dice Pilar Pacheco, oficial de programa en respuesta de emergencia en la División de Desarrollo Global de la Fundación Bill y Melinda Gates.

En pleno desierto guajiro, en la Vereda El Estero de Riohacha, el profesor Juan Carlos Epinayú cuenta que nada volvió a ser igual para él y sus alumnos desde que al Centro Etnoeducativo No. 12 llegaran 30 tabletas precargadas con contenidos pedagógicos que les permiten a sus estudiantes aprender desde matemáticas y ciencias naturales, hasta realizar videos en Wayuunaiki para preservar la lengua de su pueblo.

A muchos kilómetros de distancia, en Buenaventura, Valle del Cauca, vive Mary Lili Caicedo, una profesora de sonrisa amable de la Normal Superior Juan Ladrilleros. Gracias a un aula virtual creada por ella misma, logró que los puntajes de sus alumnos en las Pruebas Saber mejoraran y hoy se ubican por encima del promedio nacional en sus competencias de inglés.

Son miles los casos como los de Juan Carlos, Mary Lili y Lucy, que demuestran que la educación en Colombia ha venido experimentando una verdadera transformación de la mano de la tecnología y en especial a través del programa Computadores para Educar, una iniciativa conjunta de la Presidencia de la República, del Ministerio TIC y del Ministerio de Educación, que en pocos meses cumplirá 18 años de operación.

El auge la formación online supone serios riesgos y ventajas para las universidades. Ventajas porque pueden alcanzar a un mayor número de alumnos más allá de las barreras físicas y geográficas. Riesgos debido a que cualquier grupo de profesionales y expertos sin afiliación a una institución puede crear y distribuir sus propios cursos de formación. Las universidades deben tener en cuenta que pueden ser eclipsadas por estos programas.

Aquí es donde entra en juego el Big Data. El análisis de los enormes volúmenes de información que poseen las instituciones les ayudará a prevalecer frente a programas alternativos. Piensa en todos los datos que una universidad puede obtener de sus alumnos: desde qué libros sacan de la biblioteca hasta qué tipo de café prefieren. Todo esto puede alimentar programas de inteligencia artificial que personalicen la experiencia educativa para cada estudiante.

Las nuevas tecnologías no solo cambiarán los métodos de enseñanza, sino también la propia gestión de las universidades.
El análisis de datos masivos será fundamental para la supervivencia de las instituciones.
La tecnología Blockchain y la web profunda jugarán un papel importante en la seguridad de la información académica.

Es inevitable que nuestro mundo no avance a pasos agigantados cada vez que se trata de tecnología y es que cada minuto hay nuevos estudios de medicina, nuevos descubrimientos científicos y mejoras tecnológicas significativas que mejoran nuestra calidad de vida.

Arquitectura inteligente
El Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), ya cuenta con robots que imprimen edificios enteros y se cuenta con la promesa de mejorar el campo de la construcción y así no depender del esfuerzo humano.

Con estos avances se prevé acabar con edificaciones en menos horas, incluso esta maquinaria es capaz de soldar y cavar. Los robotistas buscan soluciones para cambiar e innovar la industria de la construcción.

Entre las creaciones del MIT se encuentra la Plataforma de Construcción Digital la cual puede excavar e imprimir una estructura en horas a través del uso de paneles solares y baterías. La máquina impresora cuenta con un brazo robótico ubicado en la parte trasera de un camión sin conductor.

A través de una boquilla, rocía capas para construir las paredes y un molino termina los detalles dejando espacios por donde la máquina pueda entrar y salir.